sábado, 5 de marzo de 2016

Monasterio de Pedralbes y Alrededores

En uno de esos días en que decido perderme por algún rincón todavía desconocido para mi, en uno de esos momentos en que necesito sentir que me he perdido para encontrarme a mi misma llegue a este apacible lugar de Barcelona, en el corazón del barrio de Pedralbes.





















lunes, 29 de febrero de 2016

Glòries - El lugar para darles un merecido estreno a mis maravillosas botas

El 28 de enero fui acompaña de A a visitar la Torre Agbar y toda la zona de Glòries de Barcelona, en la que todavía no había estado. Me gusto el aire desenfadado y metropolitano que tiene todo el alrededor. El mercadillo de los Encants con su techo acristalado dota a la zona de una luz muy "moderna", no sabría cómo explicarlo. 

Es una concentración de cosas que para mi sólo tienen las grandes ciudades, por una parte, el mercadillo en el que puedes encontrar super gangas y casi de todo (aunque aquel día estaba cerrado), el museo de diseño de Barcelona con su llamativa estructura, la Torre Agbar (esto habla por sí mismo), el pequeño lago artificial junto al museo, los parques que rodean la zona, el tranvía atravesando todo este paisaje, ... Todo muy metropolitano como andaba diciendo.

Agrego un par de fotos que hice aquel día. 

Museo y Torre Agbar


El contraste es evidente

Ahí estamos A y yo

Tiene cierto aspecto de nave espacial

La honorífica presentación de mis nuevas botas



No pude resistirme al contraste del suelo, con las botas y mis jeans

Ella siempre tan protagonista

Y por último mis botas de nuevo
Disfrutad mucho, disfrutad con cada paso que deis, posad con fuerza vuestros pies en cada paso, disfrutad de la caminata.

Besitos.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Embalse de la Cierva

Nada mejor que pasar el día de Navidad con mi padre perdiéndonos en los lugares más bonitos y con más encanto de Murcia. 

Uno de ellos, el Embalse de la Cierva, cerca de Mula. 










Paseos por Barcelona

Me encanta perderme por las maravillas que esconde Barcelona, su diversidad, su elegancia, su masividad, sus aires burgueses, sus rincones más artísticos. Estoy enamorada de esta ciudad. 

Exposición de coches antiguos junto a Montjuic


Ginkgo Biloba


En el jardín botánico histórico

Cerca del mercado de Sant Antoni

domingo, 29 de noviembre de 2015

Diente de león

Quiero perderme en el maravilloso calor que desprende tu cuerpo, quiero encontrarte en todos mis huecos, que cualquiera de mis heridas sangrantes con tus besos se cubran y sanen; que cuando me pierda en mi laberíntico pensamiento, me rescates y no dejes lugar para ningún oscuro recuerdo; que ocupes mi cama y la conviertas en un sueño en el que todas mis fatigas encuentren el consuelo.
Quiero desearte aún cuando ya te tengo, descubrirte cada día, encontrarte en el espejo recorriendo mi cuerpo, repasando con tus dedos dónde perdiste la noción del tiempo, besándome y robándome cada aliento hasta que me deshiciste como un diente de león al viento.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Barcelona

¡Hola, hola caracola!

¡Al fin he vuelto! Esto ya me recuerda al relato del niño que decía que venía el lobo, y cuando vino de verdad ya nadie le creía.

A ver, ahora es más que probable que vuelva para quedarme y es que, tengo mucho que compartir.

Mi vida ha cambiado notoriamente en este 2015 que, ¡cómo no!, si lleva un 5, el 5 es mi número por excelencia y es el número de la velocidad y el cambio.... Estaba claro lo que iba a venir.

Trabajo, vivo y disfruto de Barcelona desde Julio. Y como los cambios son un ejemplo intenso de la vida misma, pues han habido cosas buenas y no tan buenas, pero en conclusión, la vida me trata bien.

Hoy he cumplido uno de mis sueños más longevos, uno de los que me acompaña desde hace más tiempo, algo que me ha entusiasmado en secreto desde chiquitica, la fotografía.

¡Por fin tengo una cámara con la que aprender a ver más allá! Y soy  muy feliz por ello, va a suponer un esfuerzo económico, pero estoy segura de que me traerá momentos muy bonitos.

El primero esta noche con Abraham en las fuentes de Montjuic.

Este post ya no será con fotos ajenas y de otras personas (gracias todos estos años por dejarme utilizar vuestras fotos, señores desconocidos). Este será con fotos made in Irene.

Sé que no son muy buenas, pero con el tiempo mejorarán, como el buen vino.

Espero venir para quedarme.

Un besito adorables criaturas.




sábado, 2 de mayo de 2015

Constante aprendizaje



Cambios y más cambios. Tropiezos y sobresaltos. Decepciones y alegrías. La vida está compuesta de más cosas de las que podríamos verbalizar. Más cosas de las que podemos pretender entender, aún así, por naturaleza o instinto, no podemos evitar intentar entenderlo todo. Porque no podemos evitar sentir que nos arrastra una corriente que no podemos dominar. 

Decir que mi vida ha cambiado un poco sería quedarme corta. He tenido cuatro trabajos distintos desde mi última entrada, ya no vivo con mis padres, ya no vivo en Murcia, ya no tránsito las mismas calles, ni llevo la misma rutina, ni siquiera trabajo en la hostelería. Ni siquiera quedo con las mismas personas con las que solía quedar. 

Y lo gracioso es que en breve acontecerá un cambio aún mayor para el que, lejos de estar asustada, estoy deseándolo. Eso sí, una vez realizado el cambio, por favor te lo pido "fuerza universal" o seas lo que seas oblígame o haz por favor que me tome la vida con más calma y aunque sea pase un tiempo en el mismo hogar y el mismo trabajo, unos diez añitos nada más, ¿qué es eso para ti? ¿10 años? Eso equivale a una grano de arena, por favor te lo pido. 

Tengo móvil nuevo, con Instagram y una cámara decente, de modo que creo que volveré a estar más presente en las redes sociales, aunque tenga el blog abandonado me acuerdo de él. Pero no lo suficiente como para escribir como antes supongo. 

Un beso para todos aquellos que me leen y que se acuerdan de mi, aunque sólo sea de vez en cuando. 

Y un abrazo también, que hoy voy sobrada. :) Sed felices. 

sábado, 20 de diciembre de 2014

Crecer


Hay algo en hacerse mayor que nadie sabe ni puede explicarte de manera que le vayas a creer o a prepararte para lo que viene. Conforme creces, aprendes que hay cosas que te harán daño, eso nos cambia a cada uno de un modo; hay quienes viven con miedo, otros a la defensiva, otros deciden seguir sus pasos pese a lo que les pueda pasar, en fin, cada uno decide tomarlo a su manera. 

Lo que es imposible que puedas creer es que pese a todo lo que aprendas, madures y cambies, te seguirán doliendo las mismas cosas y seguirás siendo en esencia el niño que fuiste, tu cuerpo cambiará, te dolerá, envejecerás, pero seguirás siendo exactamente el mismo niño con los mismos miedos y los mismos complejos. Y es que lo único que aprendemos que hace que parezca que cambiamos es a disimular y a no mostrar nuestras debilidades.

Crecer es doloroso, no sólo sentimentalmente, también físicamente, ¿o nadie recuerda ya lo que nos dolían las articulaciones al crecer? Eso no quiere decir que la vida sea sufrimiento, por el camino existen luces, sorpresas y momentos que hacen sentir a todos que tenemos ganas de seguir, y que hay algo por lo que merece la pena permanecer en el camino.

Ahora mismo, a veces se me olvida porque sigo y porque merece la pena continuar, pero rápidamente las personas importantes en mi vida me recuerdan que muchas de las cosas que hago es para que podamos estar juntos y disfrutar los unos de los otros. 

Sufrir merece la pena cuando te hace madurar y ser capaz de ayudar a quienes amas.